16.4.07

ponele

que tenés unas ganas de llorar tremendas y el pasa por tu lado, así chiquito, mínimo. Viene y te alcanza algo y aprovechas, lo abrazas y le decis te quiero hijo! y él con su carita de sabiendo cuando te hace falta te responde: te quiero mamá. Entonces es justo ahí, en ese instante, que todo lo gris se borra para volver a brillar el sol.
Aunque después más tarde todavía sigas empeñada en empañar las cosas por ser tan "preocupadora".

7 comments:

Mariana said...

Ánimo, Ale. Acá tenés una oreja, para lo que necesites.-Beso!!!

Alejandra said...

y... a mi también me pasa que me siento a veces así... y junto con la pena tanto amor, extraño contraste, y luego la culpa...
un abrazo, tocaya

Anonymous said...

escuchame mujer "preocupadora": puede ser que te hagas cargo de cosas que no te pertenecen? Digo, vacía la mochila que vas a ver que andar por la vida más liviana trae alivio... Te quiero!!! y te hago el aguante, te pongo el hombro y la oreja eh!
Besotes
Ery

Pau said...

Es dificil, no das mas pero ellos lo entienden, se dan cuentan y hace el aguante a su manera!
Como dicen las chicas, deshacete de lo que te hace mal y arriba el animo, que los hombros y las orejas son muuuuuchas (eso esta bueno, no sentirse sola y si sentrise querida!)
Te mando un abrazote laaaaaaargo y mas calido!
Besote fuerte!

Maru said...

Es cierto Ale, con la mochila más liviana se hace más fácil el andar.
No estás sola, todos te hacemos el aguante, sabes que??? te queremos mucho!!!!

Te mandamos mishones de abrazos contenedores.

Maru y Nico

A said...

GRACIAS A TODAS POR TANTO ABRAZO OREJA Y HOMBRO!! VIENEN MUY BIEN!! SE AGRADECE DESDE EL ALMA!!!
YO TAMBIEN LAS QUIERO!!!!!!!

Anonymous said...

Aca estoy Ale para lo que necesites.
Que lindo las palabras de Jazu, yo no veo la hora que dani me diga alguna.

Besos
Romi y Danielita